MENU

“Cuando alguien haya probado alguna vez la extrema simplicidad de la existencia, rara vez volverá a la vida artificial de la civilización.”

Esta frase, extraída del libro “En busca de la ciudad perdida de Z” de David Grann; es, para mí, la que mejor define a la persona que hoy os presento en estas imágenes.

En unos tiempos tan convulsos, en los que la insatisfacción generalizada campa a sus anchas entre nosotros; en los que nos resulta tan difícil encontrar la ansiada “Felicidad”… aparecen en el camino personas que nos demuestran que la Vida merece la pena disfrutarla sea cual sea la forma, lugar o momento; que lo sencillo resulta ser el “Todo”, que nuestras ansias de acaparar no están justificadas en absoluto, que vemos pero no observamos, que la vida fluye a nuestro alrededor y no somos conscientes de ello.

Durante unos fantásticos días hemos tenido la gran suerte de haber podido compartir vivencias con Edilberto, un Ser extraordinario metido dentro de la piel de uno de los últimos pastores tradicionales que quedan en nuestro país. Un joven de su tiempo que, contra viento y marea ha decidido dedicarse a una actividad ancestral que le llena y satisface hasta el punto de exhalar felicidad por cada uno de los poros de su piel. Ya quisiera yo tener la sabiduría, la templanza, los conocimientos sobre tradiciones, sobre música, baile, ritos, etc. que tiene este joven pastor, el cual no deja de sorprenderme cada día, y que tanto se hace querer.

Nos ha demostrado ampliamente que lo sencillo no tiene por que ser “simple”, que lo ordinario puede ser extraordinario, que se puede vivir en soledad sin sentirse solo, que no podemos hacer nunca prejuicios sobre nadie ni sobre nada, sin haber experimentado lo suficiente, y sobre todo, que la felicidad está al alcance de cualquiera.

Con estas imágenes me enfrento a la osadía de pretender mostrar la magnitud de una vida, simple en apariencia, pero llena de matices; una vida auténtica y natural, sin edulcorantes, una vida de una persona verdaderamente feliz y convencida de que está en el lugar adecuado, haciendo lo que debe hacer.

Mil gracias Edilberto por habernos permitido compartir Vida contigo.

Si te han gustado estas fotografías y te has quedado con ganas ver más imágenes de esta gran persona y de su modo de vida, no dudes en ver el video-slide a continuación.

Tema musical: “Romance de Blanca Flor”. Voz: Edilberto Rodríguez.

Comentarios
Deja tu comentario

CLOSE
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies